4. SANTIAGO DE LA ESPADA – PONTONES – RIO MADERA – ACEBEAS – PRADOS DE JUAN RUIZ – PAROLIX – SANTIAGO DE LA ESPADA

mapa

Partimos desde Santiago de la Espada recorriendo la A-317 hacia Pontones y por la Cumbre, hasta llegar al valle de  Río Madera, que fue una de las paradas que realizamos. En el valle de Río Madera, llaman la atención los excepcionales bosques de laricio que allí existen. Además de río que da nombre al valle, afluente del Segura.

Esta ruta nos permite admirar uno de los enclaves de mayor singularidad botánica de la Península Ibérica ( las Acebeas ), la abundancia de precipitaciones de esta zona le otorga un microclima muy húmedo y fresco que hace que aquí nos encontremos especies más propias del norte como Acebos, Avellanos y Fresas silvestres.

Más adelante podemos contemplar el pozo de la nieve, estas peculiares construcciones eran utilizadas para almacenar durante los inviernos la nieve que en verano servía para abastecer de hielo a la población.

Dentro del pozo la nieve se almacenaba en capas muy prensadas para facilitar la conservación y separadas unas de otras por paja. Cuando el pozo estaba lleno se sellaba la puerta para mantener, dentro de lo posible, la temperatura interior. Al llegar los meses de verano el pozo se abría y se cortaba el hielo en bloques para ser vendido.

Aparte de la cantidad de vegetación que encontramos en esta zona, se pueden observar bastantes mamíferos como son el ciervo, el gamo, la cabra montés, entre otros.

Nuestro descenso se efectúa por la cortijada de los Huecos de Bañares, junto al Arroyo de la Espinea, lanzándonos por una vereda casi perdida que, a tumba abierta, nos deposita de nuevo en el Parolíx.

Parolíx es un claro límite natural, pues está justo en la desembocadura del Arroyo de la Espinea cuando éste entrega sus aguas al Segura. El caso es que este arroyo se despeña desde las alturas próximas al Calar de las Morillas y el Prado de Juan Ruiz y, como si de una gigantesca cizalla se tratase, ha formado una estrecha y profunda hendidura que separa dos magníficos calares: el de la Sima y el de la Cabeza de la Mora. Así pues, más que linde artificial, Parolíx es un enclave singular y natural por este motivo geológico.

Para finalizar pasamos por Las Juntas, lugar donde se unen los cauces de dos ríos: el Segura y el Zumeta, y las aldeas de Vites y Tobos.

Se trata de una ruta de: 106,51 km de distancia.

Duración: Jornada Completa

Ver trazado en Wikiloc

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s